Archivos con la Etiqueta: Esperar en Dios

¿Qué es esperar en Dios en el Noviazgo?

Que es esperar en Dios en el noviazgo

¿Qué es esperar en Dios en el Noviazgo?

A veces el confundir términos nos puede llevar a desilusiones, he sido testigo a través de cartas, mensajes o comentarios de cómo muchos solteros de edad avanzada se quejan de que Dios nunca les respondió, dicen que esperaron en Él y los años avanzaron y nunca obtuvieron una respuesta de Dios en el ámbito amoroso.

Pero mi pregunta es: ¿Qué concepto tienes de esperar en Dios?, ¿De qué forma lo has hecho?, ¿Por qué echarle la culpa a Dios de tu actual estado de soltería?

A través de este artículo quiero humildemente mostrarte el concepto de esperar en Dios que realmente tendrías que hacer práctico en tu vida para no caer en desilusiones cuando los años pasen.

¿Qué es esperar en Dios en el noviazgo para la mucha gente?

Para muchos el concepto de esperar en Dios es solamente orar y orar y orar, esperando a que Dios un día conteste sus oraciones y le envíe al príncipe de sus sueños o a esa princesa soñada. La mayoría no hacen absolutamente NADA más que orar y orar y seguir orando. De allí que vienen las quejas después de varios años de “orar sin cesar” y que aun sigan solteros.

Creo que a la mayoría nos enseñaron solo una parte de todo esto o quizá nunca nos explicaron lo que realmente significaba: ESPERAR EN DIOS en el ámbito del noviazgo.

Víctima de una Infidelidad

victima de una infidelidad

Víctima de una Infidelidad

Hoy en día hablar de infidelidad, pareciera que es algo normal, nuestra sociedad ha llegado a tal punto de ver esta situación como algo cotidiano, algo que le pasa a todo mundo, y es que estamos perdiendo poco a poco el deseo de agradar a Dios en todo, acostumbrándonos a cosas que no deberían pasar, pero que lastimosamente pasan.

Quizá tu que hoy me lees has sido, estas siendo o serás víctima de una infidelidad amorosa, quizá sentiste que tu vida se vino abajo cuando te enteraste que tu novia o novio te era infiel o peor aun estás viviendo un calvario al saber que esa persona te es infiel, pero que aun sabiendo eso, no puedes dejarlo o dejarla, porque tu “amor” hacia esa persona es más grande que cualquier infidelidad.

Hoy quiero dedicar este artículo a todas las personas que en algún momento de sus vidas fueron, están siendo o serán víctimas de la infidelidad amorosa. Quiero aclarar que en esta ocasión me referiré a la infidelidad en el noviazgo, ya en otra ocasión hablare de la infidelidad en el matrimonio, hoy en especial este artículo es para solteros, personas que aun no se han casado y que han sufrido, están sufriendo o sufrirán de este mal.

Jugando con el Corazón

Jugando con el Corazon

Jugando con el Corazón

Hay personas expertas para jugar con el corazón de otros, personas que pareciera que les da placer el enamorar a alguien y luego olvidarse de él o de ella como que si nunca la conoció o como que si nunca dijo palabras que provocaron que alguien se hiciera ilusiones.

Las últimas semanas he leído infinidad de correos con problemas similares, chicas y chicos pidiéndome consejo referente a cómo actuar ante tales situaciones, lastimosamente en este momento las cartas que me envían se han aumentado de tal manera, que para ser sincero, no logro contestarlas todas, por esa razón trato la manera de escribir de vez en cuando temas que ayuden a las dudas que por correo me envían.

Hoy Dios ponía en mi corazón el escribir sobre esa clase de personas que les gusta jugar con el corazón de alguien que sin querer o con querer se terminaron enamorando de él o de ella. Por eso quiero dedicar este artículo a todos los solteros que en alguna ocasión jugaron con sus sentimientos, haciéndolos pensar cosas que realmente no eran, también a aquellos a quienes les gusta jugar con el corazón de las demás personas, para que recapaciten en su error.

¿Cómo olvidar un amor que no pudo ser?

como olvidar un amor que no pudo ser

¿Cómo olvidar un amor que no pudo ser?

Parece un tema sacado de una novela, pero no podemos negar la realidad, vivimos un periodo en donde los fracasos sentimentales están a la orden del día. En donde los valores del verdadero amor se han perdido y en donde el patrón a establecer es la falta de sensibilidad entre la pareja.

A diario recibo correos de personas pidiendo consejeria para olvidar un amor que no pudo ser. Es triste ver como los jovencitos y jóvenes mayores se embarcan en relaciones sentimentales dejados llevar más que por la voluntad de Dios, por sus propias emociones humanas, lo que conlleva a un casi seguro fracaso.

Y es que es hora de levantar la cabeza y dirigir nuestra mirada al Señor, quien tendría que ser Dueño y Señor de nuestros sentimientos, los cuales se tendrían que canalizar por medio de su voluntad y no la nuestra. Mientras los jóvenes no comprendan este principio, será difícil evitar que nuevos fracasos aparezcan en sus vidas sentimentales.

No hay que ir muy lejos para darnos cuenta que la mayoría de relaciones amorosas entre cristianos hoy en día son impulsadas por “lo que creo que es de Dios” y no por LO QUE REALMENTE DIOS QUIERE DE MI.

El Noviazgo es para Disfrutarlo

El Noviazgo es para Disfrutarlo

El Noviazgo es para Disfrutarlo

La etapa del noviazgo es una de las más hermosas que el ser humano puede experimentar en cuanto al amor. Es allí en donde el amor nace y crece y junto con ese sentimiento se da a luz a muchos detalles que hacen que los dos se enamoren más cada día.

El conocerse y aprender uno del otro con el tiempo lleva a enamorarnos de esa persona, a sentir cosas que no habíamos sentido antes, como las famosas maripositas en el estomago cuando algo lindo ocurre en la relación o como detalles pequeños pero de gran importancia que nos hacen suspirar. Personalmente me gusta estar enamorado, porque es un sentimiento hermoso que Dios nos ha permitido experimentar.

Las relaciones de noviazgo son ideales para demostrar a través de detalles pequeños lo mucho que amamos aquella persona la cual Dios quiso que conociéramos y con la que en algún momento compartiremos la vida juntos como matrimonio.

Hoy quiero dedicar este artículo a todos aquellos noviazgos unidos por Dios, con el objetivo de que valoren a través de detalles la bendición de tener a tu lado al amor de tu vida.